viernes, 15 de mayo de 2015

Injusto.

Decía Michel de Montaigne que "los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio" y así es. Se fundamenta en los peores temores de un individuo, de cualquier individuo: el rechazo a uno mismo y el autocomplejo. Dicen algunos que es bueno, pero no: obligas a quien comparte su vida contigo a vivir en una cárcel injusta.

No hay comentarios: